¡Culpables de discurso de odio!

Click Here for English Version

Hace poco vi una noticia sobre dos británicos que declararon culpables de «discurso de odio». Eran predicadores en las calles. Su crimen fue predicar que Jesús es el «único camino». ¡Esto lo declararon «Discurso de odio»!

Justo hoy vi una noticia distinta sobre otro fallo judicial británico. Se dijo que una señora ya no podía llevar una cruz en su lugar de trabajo. Lo lamentable es que tales decisiones no deben sorprendernos. Al igual que en Inglaterra, aquí en los Estados Unidos hemos visto demasiadas decisiones anticristianas que, desde el punto de vista cultural, son pertinentes. Hemos oído hablar de una serie de panaderos que encontraron culpables porque decidieron mantener sus convicciones en lugar de atender a un matrimonio homosexual. ¿Se enfrentarán a los pastores por negarse a casar una pareja así?

Por fortuna, algunos Estados aquí están tratando de asegurar la libertad religiosa. La Florida promulgó hace poco una ley diseñada para proteger a los cristianos de este tipo de acciones legales. Sin embargo, por mucho que lo intentemos, y creo que tenemos que luchar en su contra, es muy probable que estemos por un tiempo del lado del perdedor, a menos que nuestra nación experimente un poderoso avivamiento. A Satanás le encanta ver a los creyentes burlados, arrestados, llevados a los tribunales y encarcelados. A falta de un poderoso movimiento de los creyentes en Dios, veremos erosionada nuestra libertad religiosa. De seguro que la persecución de los creyentes ya existe, ¿pero cómo lidiaremos con esto cuando llegue al nivel de lo que tantos creyentes enfrentan en gran parte del mundo?

He escrito sobre varios informes de que hay una mayor persecución ahora que en cualquier otro momento de la historia. Sin duda alguna, hay más mártires que nunca cada año. Muchos se preguntan: «¿Cuán fiel sería si me confrontaran con «abandona tu fe o mueres»? Me cuesta mucho ponerme en los zapatos de los convertidos musulmanes que deciden vivir su fe, incluso testificarla, cuando la pena legal es la muerte, y se niegan ante las autoridades a renunciar a su fe. Estoy motivado por las historias de su fe audaz, pero dentro de mí todavía me cuestiono hasta qué punto podría ser tan valiente como ellos.

¡La verdad es que no lo haría! ¡No! ¡No con mis fuerzas! ¡Sacaría a un Pedro dentro de mí! Es probable que lo negaría mucho más que Pedro. Fracasaría, al menos mientras dependiera de mi fuerza. Alabado sea Dios, pues no tendríamos nunca que hacerle frente a tales pruebas solos ni con nuestras propias fuerzas. Hace poco, me llamó la atención el pasaje de Lucas 12:11-12:

«Cuando sean sometidos a juicio en las sinagogas y delante de gobernantes y autoridades, no se preocupen por cómo defenderse o qué decir, porque el Espíritu Santo les enseñará en ese momento lo que hay que decir».

¡Estupendo! ¡Qué promesa! ¡Alabado sea el Señor! Se nos promete que ante tales pruebas, el Espíritu Santo nos levantará, nos animará, nos dará las palabras que necesitamos.

No sería yo. ¡Sería el Espíritu Santo!

signature (1)

Guilty of Hate Speech!

Versión en español

I recently saw a news item that two Brits had been found guilty of “hate speech”. They were street preachers. Their crime was to preach that Jesus is the “only way”. That was ruled “Hate Speech!”  Just today I saw another news story about another British court ruling.  It ruled that a lady could no longer wear a cross in her work place. Unfortunately, such rulings should not surprise us. Like in England, here in the USA we have seen far too many anti-Christian culturally correct decisions. We’ve heard of a number of bakers being found guilty because they chose to stand by their convictions rather than cater a gay marriage. Will pastors face arrest for refusing to marry such a couple?

Thankfully some states are trying to insure religious freedom. Florida recently enacted a law designed to protect Christians from this type of legal action. But try as we may, and I believe we need to fight it, we are most likely on the temporal losing side, unless our nation experiences a mighty revival. Satan loves to see believers mocked, arrested, taken to court, and imprisoned. Short of a mighty movement of God believers will see our religious freedom eroded away. Persecution of believers certainly already exists, but how will we deal with it when if it gets to the level so many believers are facing in much of the world.

I’ve written of multiple reports that there is greater persecution now than any time in history. Definitely more martyrs annually than ever before. Many ask themselves how faithful would I be if I was confronted with “forsake your faith or die”?, I have a hard time putting myself in the shoes of the Muslim converts who determine to live out their faith, even sharing it, when the legal penalty is death, and refusing before the authorities to renounce their faith. I am motivated by the stories of their bold faith, but inside I still question that I could stand as boldly as they do.

The truth is, I wouldn’t! No! Not in my only strength! I’d pull a Peter! Probably deny Him far more times than Peter did. I’d fail, at least as long as it was depended upon my strength. Praise God, we won’t ever have to face such tests alone and in our own strength. Luke 12:11-12 recently caught my eye.  It says… “And when you are brought to trial in the synagogues and before rulers and authorities, don’t worry about how to defend yourself or what to say, for the Holy Spirit will teach you at that time what needs to be said.” Wow! What a promise! Praise God! We are promised that facing such tests, the Holy Spirit will lift us up, will embolden us, will give us the words we need.

It would not be me. It would be the Holy Spirit!

signature (1)

¡Una reflexión sobre la bondad de Dios!

Click Here for English Version

Spanish House / Unilit / Expolit celebramos un momento muy especial en nuestra historia. Hace treinta años, se nos desafió con una prueba monumental de nuestra fe y confianza en el Señor. Permítanme narrarles la historia.

Unilit Miami, nuestro nombre original, surgió de la visión del finado Dr. Kenneth Taylor. Fui bendecido al tener su misma visión. Mi tiempo en Panamá y Costa Rica tratando de dirigir dos librerías, hizo que me resultara muy clara la necesidad de un distribuidor internacional evangélico en español. Tratar de ordenar libros de unas veinte pequeñas entidades editoriales dispersas por todo el mundo resultaba difícil en extremo.

Así que en 1974, cuando el Dr. Taylor me preguntó si estaría dispuesto a aceptar el desafío de poner en marcha una distribuidora para la literatura en español, aproveché la oportunidad de inmediato. Era un sueño que se hacía realidad. Con el respaldo financiero de Ken Taylor y Tyndale House fundamos Unilit. Comenzamos como distribuidor internacional al servicio de todas las editoriales. Por primera vez, las librerías de toda América Latina y más allá podían realizar un pedido, recibir un envío y enviar un cheque en lugar de hasta veinte pequeños pedidos por separado. Fue conveniente y más rentable. ¡Unilit Miami floreció!

Unilit también resultó ser una bendición para las editoriales. Nos enviaban grandes pedidos, cobrados por Tyndale, y no tenían que enviar una multitud de pequeños pedidos, ni lidiar con los problemas de servicio al cliente, las aduanas, los envíos perdidos ni la espera de meses para el pago.

Gracias a Dios que en esos años el Dr. Taylor, aunque era un hombre de negocios, tenía la misma motivación por las misiones de las editoriales. TODOS éramos los brazos de la literatura de las misiones o denominaciones. Técnicamente, Unilit Miami introdujo por primera vez la distribución comercial evangélica en español.

Sin embargo, por negocios o no, Ken era en realidad un misionero de corazón. Su énfasis siempre estaba en maximizar la distribución. Nunca en el resultado final. A medida que crecíamos, él invertía cada vez más capital en el «negocio» de rápido crecimiento. Digo «negocios» porque eso es lo que éramos desde el punto de vista organizativo, aun cuando dirigíamos y funcionábamos más como una misión.

Unilit prendió la chispa para la distribución de la literatura evangélica en español. En los Estados Unidos, cientos de librerías en inglés establecieron pequeñas secciones en español en sus tiendas. En América Latina, donde casi todas las tiendas las habían operado organizaciones misioneras, los hombres de negocios cristianos comenzaron a abrir tiendas y centros de distribución nacionales.

Unilit y la nueva industria continuó creciendo. A la larga, crecimos de ser solo un distribuidor a una editorial también. Durante esos años, la visión mundial del Dr. Taylor lo llevó a abrir ministerios de literatura similares en muchos idiomas y países. Entonces, a mediados de los años de 1980, el Dr. Taylor se enfrentó con la realidad de que ya no podía financiar el trabajo de la literatura en todo el mundo. Se vio obligado a recortar los fondos.

Recuerdo el día en que me dijeron que si íbamos a seguir, yo tendría que tomar las riendas del negocio. Las repercusiones me golpearon como una roca. Parecía imposible. Ya eso no significaba «la chequera del Dr. Taylor». Significaba asumir la deuda de más de un millón de dólares en cuentas por pagar. Lo que era más aterrador, significaba tener que operar con ganancias, o al menos terminar sin pérdidas, si queríamos sobrevivir. Algo que nunca antes había hecho. En resumidas cuentas, ¿no se subvencionaba todo el trabajo de la literatura en español? ¡Nuestro subsidio TERMINÓ!

Reuní al equipo de Unilit en torno a mí. ¡Oramos! ¡Y oramos más! Buscando la dirección de Dios. La respuesta llegó en voz alta y fuerte: «¡Confíen en mí! ¡Sean buenos mayordomos, pero CONFÍEN EN MÍ!». Así que en el día de los inocentes de abril (algo que llamó nuestra atención) de 1987, el Dr. Taylor nos traspasó Unilit Miami a Cathy y a mí. El abogado que manejó la transacción nos llevó a Cathy y a mí a un lado y nos advirtió: «No creo que les estén haciendo un favor». Sin embargo, alabado sea el Señor, reclamamos lo que creíamos que era la promesa de Dios: «CONFÍEN EN MÍ».

Cambiamos el nombre legal a Spanish House, Inc. (Hace poco se convirtió en Spanish House Ministries, Inc.). ¡Y lo que hicimos fue confiar en Dios! ¡Alabado sea Dios, al final del primer año, tuvimos ganancias por primera vez! Para ser sincero, no muy grande, pero más de veinte mil dólares de ganancias le parecían millones al equipo de Spanish House.

Hoy, ¡celebren con nosotros! No los treinta años, ¡sino la increíble bondad de Dios! Celebren los treinta años que Él ha seguido demostrando ser fiel. A través de estos años, ¡Él ha tenido que enseñarnos mucho! Ha tenido que disciplinarnos a menudo. Aun así, nuestro pasaje bíblico en Spanish House se convirtió en nuestra realidad:

«Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; haga resplandecer su rostro sobre nosotros; para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación».
Salmo 67:1-2

Sí, Dios nos ha bendecido… y confiamos en que quienes han leído los millones de libros que hemos publicado y enviado, han sido más bendecidos que nosotros… ¿es eso posible?

signature (1)

A Reflection of God’s Goodness!

Versión en español

Spanish House/Unilit/Expolit is celebrating a very special time in our history. 30 years ago, we were challenged with a monumental test of our faith and trust in the Lord. Let me share the story. Unilit Miami, our original name, grew out of the vision of the late Dr. Kenneth Taylor. I was blessed to share his vision. My time in Panama and Costa Rica trying to run two bookstores, had made the need for an international Spanish Evangelical distributor very clear to me. Trying to order books from some 20 small publishing entities scattered around the world was extremely challenging.

In 1974 when I was asked by Dr. Taylor if I’d be willing to take on the challenge of launching a distributorship for Spanish literature; I immediately jumped at the opportunity. It was a dream coming true. With the financial backing of Dr. Taylor and Tyndale House, we launched Unilit. We started as an international distributor serving all of the publishers. For the first time, bookstores all over Latin America and beyond could place one order, receive one shipment, and send one check instead of up to 20 separate small orders. It was convenient and more cost effective. Unilit Miami flourished!

Unilit also proved to be a blessing for the publishers. They shipped us large orders, got paid by Tyndale, and didn’t have to ship a multitude of small orders, deal with the customer service problems, Customs, lost shipments, or wait months for payment.

Thankfully in those years, Dr. Taylor, though a businessman, had the same mission’s motivation as the publishers. They were ALL literature arms of missions or denominations. Unilit Miami was technically the first business launch into Spanish Evangelical distribution.

But business or not, Dr. Taylor was really a missionary at heart. His emphasis to me was always on maximizing the distribution; never the bottom line. As we grew, he poured more and more capital into the rapidly growing “business”. I say “business” because that is organizationally what we were, even though we ran it and functioned more as a mission.

Unilit was a spark to Spanish evangelical literature distribution. In the U.S., hundreds of English bookstores launched small Spanish sections in their stores. In Latin America, where almost all of the stores had been operated by mission organizations, Christian businessmen began opening stores and national distribution centers.

Unilit, and the new industry, continued to grow. But we eventually grew from being not only a distributor but into a publisher as well. During those years, Dr. Taylor’s worldwide vision led him to open similar literature ministries in many languages and countries. But in the mid 80’s Dr. Taylor was confronted with the reality that he could no longer fund literary works all over the world. He was forced to cut the funding.

I remember the day when I was told that if we were to continue I’d have to take the business over. The implications hit me like a falling boulder. It seemed impossible. That meant no more “Dr. Taylor check book”. It meant taking over debt of over a million dollars in accounts payable. Most frightening, it meant having to operate at a profit, or at least break even if we were to survive. Something we’d never done before. After all, wasn’t all Spanish literature work subsidized? Our subsidy WAS GONE!

I gathered the Unilit team about me. We prayed! And we prayed more! Seeking God’s leading. The answer came loud and strong. “Trust Me! Be good stewards! But TRUST ME!” So, on April fool’s day (something that did catch our attention) in 1987 Dr. Taylor signed Unilit Miami over to Cathy and me. The lawyer that handled the transaction, took Cathy and me aside and warned us, “I don’t think they are doing you a favor”. But Praise the Lord, we claimed what we believed to be God’s TRUST ME promise.

We changed the legal name to Spanish House Inc. (Recently it became Spanish House Ministries Inc.). And trust God we did! And Praise God, at the end of the first year, for the first time ever, we had a profit!!! To be honest, not a very big one, but $20,000+ profit seemed like millions to the Spanish House team.

Today, celebrate with us!  Not the 30 years, but His incredible goodness! Celebrate the 30 years He has continued to prove himself faithful. Throughout those years, he has had to teach us much!  He has had to discipline us often. But our Spanish House verse became our reality.

“May God be merciful and Bless us. May His face smile with favor on us. May your ways be known throughout the earth, your saving power among people everywhere.” Psalms 67:1-2

Yes, God has blessed us…and we trust that those who have read the millions of books we’ve published and sent out, have been blessed more than us…if that is possible?

signature (1)

Una historia triste, pero de bendición

Click Here for English Version

Ya he contado antes que Dios tuvo que trabajar en mí, a fin de crear un corazón para los necesitados. Durante mucho tiempo estuve convencido de que mi donación para las misiones solo debía ir a proyectos evangelísticos. Moldavia desempeñó un papel clave en mi «trasplante de corazón». La visita al pequeño pueblo de Moscova rompió las cadenas de mi calloso corazón. Como resultado, decidimos utilizar algunos de los fondos misioneros de Spanish House para financiar el programa del Centro de Día Moldavo, donde los niños necesitados no solo reciben un almuerzo caliente (la única comida al día para casi todos), sino también instrucción bíblica, ayuda con sus deberes escolares, así como un tiempo de diversión y juegos.

Ahora, les mostraré el informe que hace poco recibí acerca de Kostia, un niño de diez años de edad, que participa en el programa del Centro de Día Moldavo:

 Esta es una historia muy triste. Es difícil creer que la gente en este siglo viva en condiciones tan difíciles, en especial la que tiene niños. En esta familia, hay seis personas: el papá, la mamá y cuatro niños, donde el mayor tiene diez años de edad y el menor tiene dieciocho meses. Viven en una casa de solo dos habitaciones muy pequeñas y oscuras, con sus gatos y perros, pues no los enviarían afuera debido a que es invierno. Casi no hay comida en la casa. Todos viven del [escaso] subsidio que reciben [del gobierno] por los niños, y de cualquier cosa que el hijo mayor [de diez años] pueda recoger, vender o encontrar en los contenedores de basura.

En la casa hay una mesa y dos camas que cubren con las mantas rotas que brillan por la suciedad; debajo no hay sábanas. La casa está tan sucia que es difícil encontrar un lugar donde sentarse. La comida principal es té con mermelada que les da un buen vecino anciano. Su única alegría con respecto a algo diferente es cuando el hijo mayor, Kostia, regresa del Centro de Día [de OM], al que ha estado asistiendo durante tres meses, con lo que le sobra de su comida. Él la comparte con los niños más pequeños de los que se siente responsable.

C8D30302-186F-4608-8AA4-E659D06E43D7

Su madre está bastante enferma, acaba de salir del hospital donde tuvo una operación para sacarle el quinto hijo que murió en su interior a los ocho meses. Sin darse cuenta de que sucedió esto, desarrolló una infección y estuvo en coma durante tres días. Por misericordia de Dios, salió del coma. Sus cuatro hijos están aliviados y contentos de que volviera su madre. Kostia está aprendiendo a sonreír y a darle gracias a Dios. Su madre, Mariana, está empezando a entender que hay un Dios y que Él puede ayudar y salvar.

La Biblia está llena de mandamientos y promesas con respecto a nuestra responsabilidad hacia los pobres. Deuteronomio 15:10 los resume de manera maravillosa: «Da al pobre con generosidad, no de mala gana, porque el Señor tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas» (ntv).

Si bien los informes que recibimos de OM Moldavia son una bendición, muchos como este tienen, cuando menos, sus pros y sus contras. Por fortuna, los Centros de Día están marcando una diferencia, pero las necesidades de estas familias son muy grandes. En la mayoría de los casos, el alcohol es una causa directa de la pobreza, con tantos padres y madres atrapados en su telaraña. Únete a mí en oración por Kostia, su madre y su familia. Oremos por la provisión de sus necesidades, tanto físicas como espirituales. Oremos también por los miles de otros como Kostia en Moldavia.

Su historia se repite una y otra vez en una aldea tras otra. Puedes apoyar los Centros de Día de OM Moldavia a través del sitio web OM.org.

signature (1)

A Sad, but Blessed Story…

Versión en español

I have shared before that God had to work in me to create a heart for the needy. For a long time I was convinced that my mission’s giving should go only to evangelistic projects.   Moldova played a key role in my “heart transplant”. Visiting the small village of Moscove tore at my callous heart strings. As a result we chose to use some of Spanish House’s missions funds to fund their children’s Day Center program, where needy children not only receive a hot lunch (the only meal a day for most of the children) and also Biblical instruction, help with their homework, plus a time of fun and games. 

We look forward to the reports OM sends us from these centers.  Some times it is a thank you note from a child.  I want to share the report I recently received about Kostya, a 10 year old in the Moscove program.  I have left it in the somewhat broken English of the Moldovan Day Center workers.  

This is a very sad story: it is hard to believe that people in this century live in such difficult conditions, especially people with children. There are 6 people in this family, mum dad and 4 children, the eldest of which is 10 years old and the youngest is 18 months. They live in a house of only two very small, dark rooms with their cats and dogs, because they won’t send them outside as it is winter. There is barely any food in the house. They are all living off the (meager)’child benefit they receive (from the government) and anything the eldest son (10 years old) can collect and sell or find in the rubbish bins.

In the house, there is a table, and two beds which they cover with torn blankets that shine from the dirt on them; there is no bottom sheet.The home is so dirty that it is difficult to find somewhere to sit down. The main meal is tea with jam which their kind elderly neighbor gives them. Their only joy with regard to something different is when the eldest son Kostya returns from the (OM) Day Center which he has been attending for 3 months with the left over food from his meal. He shares it with the younger children who he feels responsible for.C8D30302-186F-4608-8AA4-E659D06E43D7

Their mother is rather unwell, having just left the hospital where she had an operation to remove the fifth child which died inside her at 8 months. Unaware that this had happened, she developed an infection and lay in a coma for 3 days. In Gods mercy, she came out of the coma. Her four children are relieved and happy that their mother returned to them. Kostya is learning how to smile, and to say thank you to God. His mother Mariana is beginning to understand that there is a God and that He can help and save.

The Bible is full of commands and promises regarding our responsibility to the poor.  Deuteronomy 15:10 NLT wonderfully summarizes them all. “Give generously to the poor, not grudgingly, for the LORD your God will bless you in everything you do.”   

While reports we receive from OM Moldova are a blessing,  many like this one are at best a mixed blessing. Thankfully the Day Centers are making a difference, but the needs of these families are so great. In most cases Alcohol is a direct cause of the poverty, with so many fathers, and mothers, caught in its web. Join me in Praying for Kostya, his mother, and family. Pray for provision of their needs, both physical and spiritually. Pray too for the thousands of other Kostyas in Moldova. 

His story is repeated over and over again in village after village. You can support OM Moldavia’s Day Centers by giving through the OM.org website. 

signature (1)

¡La persecución cristiana se extiende por todo el mundo!

Click Here for English Version

Hace poco comenté un reportaje del canal de noticias Fox News acerca de la persecución. Perry Chiaramonte acaba de difundir un informe que le da continuidad a esta noticia: «El año pasado, la persecución de los cristianos no solo ha aumentado, sino que también se ha extendido a más rincones del mundo, con incidentes que ocurren en todos los continentes».

David Curry, presidente del ministerio Puertas Abiertas en Estados Unidos, informó que «la persecución ha aumentado de nuevo en 2016, y estamos en los peores niveles de persecución en los tiempos modernos». La propagación de la persecución ha empeorado, golpeando a casi todos los continentes del mundo. Luego, continuó diciendo que «hubo veintitrés cristianos asesinados en México específicamente por su fe».

Este informe viene justo después de otro estudio que di a conocer hace poco en el Centro de Estudios sobre Nuevas Religiones. Revelaba que «en 2016 asesinaron a cerca de noventa mil cristianos por su fe, y que hasta a seiscientos millones se les impidió practicar su fe a través de la intimidación, las conversiones forzadas, los daños corporales o incluso la muerte».

Vale la pena repetirlo: «Quienes piensan que el cristianismo es una religión de los poderosos necesitan ver que en muchos lugares es una religión de los indefensos y los indefensos merecen protección».

En su nuevo informe, Puertas Abiertas dijo que, de forma conservadora, «unos doscientos quince millones de cristianos en todo el mundo se enfrentan a cierto grado de persecución». Señalan que «nuestro informe es conservador porque solo calcula los incidentes que se informan y se pueden confirmar», dijo Curry a Fox News. «Es probable que haya miles de incidentes que nunca se informan y nadie lo sepa porque los cristianos a menudo sienten temor de contárselo a alguien, incluso a sus propios familiares».

El informe continúa: «La India vio algunos de los mayores aumentos de incidentes como los de nacionalistas hindúes que destrozaban iglesias cristianas desde la elección del primer ministro Narendra Modi en mayo de 2014. Desde que asumió el poder, Modi ha inculcado el nacionalismo hindú y los expertos dicen que ha tenido consecuencias devastadoras para los cristianos en la India.

»El año pasado, hubo un promedio de cuarenta incidentes al mes de persecución cristiana en el subcontinente, incluyendo pastores golpeados, iglesias quemadas y cristianos acosados. A cinco cristianos los asesinaron por su fe. De los sesenta y cuatro millones de cristianos en la India, alrededor de treinta y nueve millones experimentaron la persecución directa», según el estudio de Puertas Abiertas.

«Mientras que los cristianos siguen siendo el blanco de los radicales del Estado Islámico en Siria e Irak, la religión también está bajo amenaza en otras partes del Oriente Medio, con el incremento de incidentes de persecución cristiana en Irán, Pakistán, Arabia Saudí y otras naciones del Golfo».

Será de especial interés para muchos de mis amigos latinoamericanos que «América del Norte, América Central y América del Sur también están experimentando un aumento de la persecución cristiana, a pesar de que el cristianismo es, con mucho, la religión más practicada en la región. En total, asesinaron veintitrés líderes cristianos en México y otros cuatro en Colombia, en concreto por su fe.

»Mientras que se considera que en México más del ochenta por ciento es católico, a varios sacerdotes los atacaron y asesinaron en el país durante los últimos años. En enero del año pasado, a unos treinta cristianos evangélicos en el estado de Chiapas los desterraron por los ancianos del pueblo que luego destruyeron sus casas».

Una vez más, únete a mí en oración por nuestros hermanos y hermanas perseguidos. No solo necesitamos orar por una cobertura de protección sobre ellos, sino también para que nuestro Señor sea glorificado a través de ellos.

signature (1)